NO, AL EXCESO DE SOL

NO, AL EXCESO DE SOL

 

Para defenderse de las agresiones de las radiaciones solares, la piel no solo se defiende con  la producción de melanina  también  con el espesamiento de la capa cornea con la activación de moléculas antioxidantes, con sistemas de reparación del ADN y con la secreción de citoquinas (proteínas que regulan la función de las células).

Los rayos UVB penetran únicamente en las capas superficiales de la piel y son responsables si tomamos el sol en exceso de su enrojecimiento.

Los UVA son los que inciden mas profundamente en la piel y tienen efectos acumulativos. La exposición en exceso a los UVA causa daños en el colágeno y elastina responsables de la textura y elasticidad  de la piel. A largo plazo ocasionan el envejecimiento prematuro de la piel que se manifiesta con una intensa sequedad cutánea, con arrugas muy marcadas  y flacidez.

Los UVA pueden desencadenar alergias como la lucitis estival benigna que se manifiesta por una erupción en el escote, espalda y manos produciendo un picor intenso y sensación de quemazón.

Tanto los UVB como los UVA  pueden afectar al ADN ocasionando lesiones o mutaciones. Si esto ocurre existirá un riesgo potencial de cancer cutáneo.

La respuesta de cada uno de nosotros a la radiación solar depende de nuestro fototipo cutáneo, y los factores que afectan a la intensidad de las radiaciones ultravioleta dependen del tiempo y el lugar.

Ante estos datos, cuidémonos!

Recomendaciones del Ministerio de Sanidad

Más del blog

Últimas entradas